Homilía

José Antonio Moriel, Homilía 08 de Diciembre 2010