Homilía, 3 de Febrero 2010

Vicente Borragán, Homilía 3 de Febrero 2010